lunes, 19 de octubre de 2015

Y hubo un día que comprendí que mi único ENEMIGO

Y hubo un día que comprendí que mi 
único ENEMIGO era yo mismo. 
Ese día es cuando comencé a ganar 
todas mis batallas.