martes, 16 de junio de 2015

Si exagerásemos nuestras alegrías...

Si exagerásemos nuestras alegrías, 
como hacemos con nuestras penas, 
nuestros problemas perderían importancia.