viernes, 10 de abril de 2015

Ámate a ti mismo lo suficiente


Ámate a ti mismo lo suficiente
como para darte cuenta que, 
cuando alguien no te quiere,
no debes rogarle, 
debes seguir adelante