lunes, 23 de marzo de 2015

Nunca la ausencia es causa del olvido

Nunca la ausencia es causa del olvido.
Quien te quiere podría no verte, ni hablarte,
pero jamás olvidarte.